Sounding o el arte de meterse cosas por la polla

Sounding o el arte de meterse cosas por la polla

Sounding foro:

¡Ya estamos en Twitter!

¡Ya estamos en Twitter!

sábado, 5 de enero de 2019

Piercings y sounding


¡Saludos morbosetes y amantes del sounding! ¿Qué tal han ido las fiestas navideñas y el comienzo de año? ¿Ilusionados con la llegada de los Reyes Magos? Seguro que si habéis sido chicos buenos os traerán todo lo que hayáis pedido. Aunque quizás hayáis sido niños malos a conciencia, y lo que queréis de regalo sirve justo para seguir "portándoos mal"... ;P En todo caso, es una oportunidad ideal para que os regalen, u os autorregaléis, algún juguete pensado para vuestra uretra: dilatadores, catéteres, penis plugs, artículos de silicona... Hay múltiples ideas. El pasado año os presenté las "joyas para la polla". ¿Qué os parecería probar este año con un piercing genital?

Se conoce como piercing a la perforación de una parte del cuerpo con el fin de portar a través de la misma un objeto, fundamentalmente piezas de joyería. El fin del piercing es por tanto y básicamente estilístico o decorativo, sin embargo e igual que ocurre con los tatuajes, los motivos que llevan a su implantación pueden ser diversos, debiéndose su primitivo uso a causas religiosas o etnográficas, respondiendo la perforación a tradiciones litúrgicas o a la identificación con una clase social o una etnia particular, ejecutada por múltiples culturas a lo largo de todo el mundo y en épocas variadas de la historia de la humanidad.


Aunque en general toda perforación sería un piercing, y toda pieza portada a través del mismo se conocería como pendiente, debido a que la perforación de los lóbulos de las orejas en féminas era algo tan habitual y aceptado en la cultura occidental hasta la implantación del resto de perforaciones como moda estilística en el siglo XXI, se suele denominar exclusivamente como pendiente a la alhaja portada a través de este tipo de perforado, mientras que se destina la palabra piercing al resto de perforaciones, y por identificación con ellos también las piezas lucidas a través de los mismos. Se engloban dentro del mundo de los piercings igualmente las dilataciones, aunque dado el resultado estilístico tan particular de las mismas, las dilataciones se suelen tratar en apartado propio.

Si bien los piercings más comunes son posiblemente aquellos ejecutados en las orejas, cejas, nariz, lengua, pezones y ombligo, son cada vez más habituales los piercings genitales. En el caso masculino hablaríamos de toda perforación efectuada dentro de la zona anatómica donde se circunscriben el pene y el escroto, incluyéndose por su cercanía y relación con la genitalia la zona púbica y el perineo. Algunos autores también incluyen el piercing anal, que junto al púbico y al perineal puede darse tanto en hombres como en mujeres.


Si bien unos son más conocidos mientras que otros son mucho menos practicados, el piercing genital masculino ofrece una amplia gama que alcanza quince nomenclaturas propias, a las que se podría añadir la expresión "escalera" cuando de la suma de algunos tipos particulares de piercing genital se trata. El listado que desde este blog ofrecemos es el siguiente:

* Piercings peneanos:

- Piercing Prince Alberto o Príncipe Alberto.
- Piercing Reverse Prince Albert o Príncipe Alberto inverso.
- Piercing Apadravya.
- Piercing Ampallang.
- Piercing Dydoe.
- Piercing Frenum o frenular.
- Piercing Dolphin o delfín.
- Piercing Foreskin o prepucial.
- Piercing Deep Shaft o troncal.

Podríamos incluir la "escalera frenular" ("Frenum ladder"), también conocida como "Jacob´s ladder" o "escalera de Jacob",  denominada "top ladder" o "up ladder" si se presenta en la cara anterior del pene.

* Piercings escrotales:

- Piercing Lorum.
- Piercing Scrotal o escrotal.
- Piercing Hafada.
- Piercing Transcrotal / Transscrotal.

Se puede incluir la "escalera escrotal" o "Scrotal ladder", así como la "escalera de Hafadas".

* Piercing genitales no peneanos ni escrotales:

- Piercing guiche (puede darse también en escalera: "Guiche ladder").

- Piercing púbico. 





A lo largo de las entradas publicadas en el blog hemos podido observar variados ejemplos de piercings genitales presentados por muchos de los maromos que a través de múltiple material se mostraban en plena sondada. Los piercings que más hemos podido ver son, sin duda, el Príncipe Alberto y el frenular. De hecho, estos dos tipos de perforaciones genitales son los más practicados entre los hombres que desean lucir piercing en sus partes más íntimas. No han faltado sin embargo ejemplos de piercings escrotales, dydoes, y más de una "escalera de Jacob" y "escalera escrotal". En la entrada cuyo enlace adjunto a continuación, ofrecíamos una pequeña selección de los mismos:


Ahora bien: ¿existe algún tipo de relación entre el piercing genital masculino y el sounding peneano? La respuesta podría ser tanto negativa como positiva. Es decir: NO existe una relación DIRECTA entre la técnica masturbatoria y el mundo de las perforaciones genitales. Sin embargo, está verificado que la cuarta parte de los maromos que lucen piercing en sus bajos gustan de sondarse la polla. El Texas Tech University Health Sciences Center lo confirmaba en 2.010 a través de un estudio del que se hacía eco este blog a través de una entrada publicada a finales de 2.014:
Texas Tech University Health Sciences Center

Make Google view image button visible again: https://goo.gl/DYGbub
Texas Tech University Health Sciences Center

Make Google view image button visible again: https://goo.gl/DYGbub
Texas Tech University Health Sciences Center

Make Google view image button visible again: https://goo.gl/DYGbub
Texas Tech University Health Sciences Center

Make Google view image button visible again: https://goo.gl/DYGbub


Como conclusión, quedaría demostrado que si bien la relación directa entre piercing genital y sounding no existe, SÍ que se da una relación INDIRECTA. La pregunta que vendría ahora sería: ¿a qué se debe la misma?


La respuesta la podríamos encontrar en el siguiente hecho irrefutable: de entre los nueve tipos de piercing peneanos que hemos listado con anterioridad, cuatro de ellos mantienen relación directa con la uretra. Estos tipos de perforación genital masculina serían los siguientes: 

- Piercing Prince Albert o Príncipe Alberto.
- Piercing Reverse Prince Alberto o Príncipe Alberto inverso.
- Piercing Apadravya.
- Piercing Dolphin.

 (En algunas variantes, podrían incluirse también los piercing Ampallang y troncal).


Tanto el piercing Príncipe Alberto como la perforación Príncipe Alberto inverso hacen uso del meato uretral y fosa navicular como conducto natural por el que introducir el pendiente a lucir. El piercing Apadravya, localizado como los anteriores igualmente en el glande, atraviesa el bálano verticalmente (si tomamos como visión del pene la que ofrecería el mismo con el tronco en horizontal durante su estada de erección), perforando el caño urinario a la hora de salir por la cara posterior del falo. El piercing Dolphin, por su parte, recorre parte de la uretra al enclavarse el mismo en la cara interna del pene, justamente siguiendo el trazado que sigue tal conducto excretor.

Teniendo en cuenta que los portadores de estos ejemplos de perforaciones mantienen constantamente un útil en contacto con su uretra, con la persistente generación de sensaciones que ello conlleva, recalcando además el hecho de que es el piercing tipo Príncipe Alberto el más ejecutado de entre todas las perforaciones genitales masculinas existentes, no es de extrañar por tanto que la inserción de objetos dentro del pene a través del conducto urinario no sea desagradable para un alto porcentaje de maromos amantes del piercing genital, que podría pasarse a ser condierado, desde cierto punto de vista, como una manera estable a través de los cuatro tipos de piercings mencionados relacionados directamente con la uretra, de estimulación uretral. Lo que vendría a ser una especie de sounding indirecto, o no tan indirecto...



Veamos ahora uno a uno los tipos de piercing genital masculino, ampliando así el conocimiento de cada una de estas perforaciones, con sus curiosidades y características particulares, así como su relación con el sounding, disfrutando de ejemplos no sólo de los piercings en sí, sino también de sondadas ejecutadas por varios maromos que lucen muchos de los mismos. Quizás a más de uno os entre curiosidad, y ya sepáis tras ilustraros qué pedir a los Reyes Magos en futuras ocasiones ;P

- Piercing Prince Albert o Príncipe Alberto:

El piercing Prince Albert o Príncipe Alberto no es sólo el más habitual entre los maromos que se deciden a perforarse los genitales, sino sin duda el más conocido de entre la amplia gama de pendientes genitales masculinos existentes. Cuando hablamos de piercing genital masculino, el primer modelo que suele venir a la mente es el piercing tipo Prince Albert o Príncipe Alberto. El motivo es sencillo: en la actualidad, es de entre todos los tipos de piercings destinados a la genitalia varonil el más solicitado y usado, convirtiéndolo tal predilección en la perforación genital del hombre por antonomasia.




El piercing tipo Prince Albert o Príncipe Alberto consiste, al contrario que en la mayoría de los piercings, en una única perforación de entrada (o salida) en la carne, al aprovechar el meato urinario como abertura natural por la cual introducir (o sacar) el aro a llevar. Mencionado orificio se ejecutaría en el punto de unión del glande con el tronco peneano, en la cara posterior del falo y enclave donde se ubica el frenillo. Se atraviesa de esta manera el caño urinario. Como resultado, el conducto uretral encuentra dos aberturas en su tramo final: la natural o meato, y la adquirida a través de la perforación. Tal es así que durante la micción o la eyaculación, tanto orina como semen pueden ser expulsados al igual por el meato uretral o por el agujero adquirido.


El peculiar nombre de esta ornamentación parece provenir, según la mayoría de los autores, del esposo de la reina Victoria de Reino Unido, llamado Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, más conocido como Príncipe Alberto. Cuentan que el monarca británico se decantaría por realizarse y usar este modelo de piercing con el fin de asirse el falo a la pierna, quedando el pene sujeto en pro de poder vestir más cómodamente los pantalones ajustados que se estilaron durante amplias temporadas dentro de la moda masculina del siglo XIX, equiparados hoy en día con lo que se conocería como "breeches" o pantalones de montar. Se recuperaba así una idea ya ejecutada en la antigüedad, cuando durante las competiciones deportivas, los atletas de la Antigua Grecia se anudaban el prepucio con un cordel denominado cinodesma o nudo de perro, al considerarse tanto obsceno como peligroso la exposición del glande durante unos ejercicios ejecutados al desnudo, amarrando muchos de los participantes con el sobrante de hilo el pene al bajo vientre para impedir su movimiento.


Príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha (1.819-1.861).


Arriba: sujección del pene a la pierna o al bajo vientre, haciendo uso para ello del piercing tipo Prince Albert.
Abajo: agarre del falo al vientre mediante el cinodesma o nudo de perro.


Conocida sin embargo la fuerte moralidad puritana del Prince Albert, no son pocos los que dudan no sólo a la hora de atribuirle al monarca la iniciativa de tal moda estética, sino inclusive que tal personaje fuese proclive a realizarse tal perforación en sus genitales. Algunos estudiosos creen que el nombre de tal piercing pudiese deberse no al esposo de la reina Victoria, sino al nieto de los mismos, el príncipe Alberto Víctor de Clarence, cuya libido sexual, al parecer bastante alta, conjugaba con unas inclinaciones que abarcaban desde la homosexualidad al sadomasoquismo, llevándole a disfrutar de una abundante y variada vida sexual donde encajaría la disposición de un piercing genital que le permitiese explorar nuevos apartados eróticos, hasta caer enfermo de sífilis, hecho no confirmado pero defendido por variados autores que discrepan de la versión oficial de su muerte a causa de una neumonía, hecho que le podría haber llevado a  sufrir una serie de trastornos mentales causante de un coportamiento bastante violento, encontrándose el propio príncipe entre los posible sospechosos que pudieron llevar a cabo los conocidos crímenes londinenses de finales del siglo XIX, acometidos por un tal Jack el Destripador.


Príncipe Alberto Víctor de Clarence (1.864-1.892).

Otra teoría, menos conocida pero quizás más juiciosa, apunta hacia Beau Brummell como precursor del piercing en cuestión. Siguiendo la misma idea que se atribuye al esposo de la reina Victoria, Beau Brummell añadiría la realización y uso de tal tipo de piercing a una novedosa moda decimonónica de la que era considerado ministro, dedicando su vida no sólo a perfeccionar e innovar en cuanto a los estilos de vestir, especialmente el masculino, sino también a múltiples excentricidades como auténtico dandy adinerado, entre las que no faltarían las sexuales.


Beau Brummell (1.778-1.840).

En todo caso, el piercing tipo Prince Albert o Príncipe Alberto supone el roce constante de un objeto extraño con el meato uretral y la fosa navicular, uretralismo indirecto que conjuga perfectamente con el sounding más puro, como podemos comprobar a través del siguiente material:









- Piercing Reverse Prince Albert o Príncipe Alberto inverso:


El piercing tipo Reverse Prince Albert o Príncipe Alberto inverso es, como su propio nombre indica, una variación del piercing Prince Albert. Al igual que el Príncipe Alberto, su variante inversa aprovecha el meato urinario para introducir el pendiente, saliendo el mismo no por la cara interna del pene, sino por la parte superior del glande.



El piercing Reverse Prince Albert es uno de los cuatro tiposde piercings peneanos que hace uso del caño urinario para su colocación. Sin embargo, no es uno de los modelos más solicitados. Aún así, no faltan maromos que lucen piercing Príncipe Alberto inverso que se deciden a probar el sounding. Un seguidor del blog ha querido mostrarnos su verga perforada y su amor por el sounding en plena acción ;)




- Piercing Apadravya:


Como si de una suma entre el piercing Prince Albert y la perforación Príncipe Alberto inverso se tratase, el piercing Apadravya comparte con sendos modelos sus puntos de perforación, enclavados uno en la cara interna del falo, zona de unión del glande al tronco peneano y lugar de ubicación del frenillo, realizado el contrario en la cara anterior del bálano. No se entra en contacto, por tanto, con el meato uretral, pero sí con el caño urinario. Un piercing, por tanto, apto para sentir el roce de un objeto constantemente con parte de la uretra pero que, sin embargo, no consta como uno de los tipos de perforación genital masculina más realizadas.




- Piercing Ampallang:


Complementario al piercing tipo Apadravya, que atraviesa el bálano desde su cara anterior a la zona posterior del pene y punto de unión de la cabeza peneana al tronco fálico, el piercing Ampallang recorre el glande de izquierda a derecha, atravesando los cuerpos cavernosos pero sin necesidad de tocar el caño urinario. Puede darse en dos versiones: Europea y Americana. La primera atravesaría el glande por su zona central, mientras que la Americana lo hace cerca de la corona del bálano. Igualmente, se da la posibilidad de entrecruzar el piercing Ampallang con el Apadravya. Tal cruce de perforaciones toma la denominación "magic cross".


Aunque no es uno de los piercings genitales masculinos más comunes, se considera la perforación peneana más primitiva, a juzgar por la documentación conservada que atestigua la realización de tal práctica por variadas culturas y en diversas épocas pasadas. No pocos viajeros europeos descubrieron este modelo de piercing durante las múltiples exploraciones efectuadas a partir de la era de los descubrimientos, a finales del siglo XV, por los continentes asiático y oceánico. El marino inglés Thomas Cavendish (siglo XVI) lo mencionaba al hablar de algunas tribus filipinas,  mientras que los miembros masculinos pertenecientes a la cultura dayak, en la Isla de Borneo, se dejaban fotografiar en su desnudez portando tal piercing a finales del siglo XIX. También se conoce su uso por los faquires indios.


Miembros de la etnia Dayak (Isla de Borneo) portando el piercing tipo Ampallang.

Aunque el piercing Ampallang no atraviesa necesariamente el caño urinario, existe la posibilidad de que así sea. Sumaríamos así un tipo más de piercing a través del cual se estimula de manera indirecta la uretra, ideados algunos penis plugs teniendo en cuenta tal perforación peneana.





- Piercing Dydoe:



Cerrando el listado de piercings peneanos que tocan o atraviesan total o parcialmente el glande, encontramos el perforado tipo Dydoe. Este modelo de piercing se destina a la corona del bálano, aunque también puede hacer referencia a toda perforación del cuerpo del glande que no lo atraviese de lado a lado, bien sea horizontalmente o en vertical, al corresponder tales aberturas a los piercings tipo Ampallang y Apadravya respectivamente.


- Piercing Frenum o frenular (del frenillo):


Tras el piercing tipo Prince Albert o Príncipe Alberto, le sigue en cuanto a solicitud el conocido como piercing Frenum o frenular, efectuado sobre el frenillo del pene, en caso de conservar el varón mismo, o sobre la zona donde éste se ubicaba, si el sujeto lo ha perdido mediante la circuncisión o la rotura y/o intervención quirúrgica de tal pliegue de piel.


Aunque el frenillo corresponde concretamente al pliegue de piel que, unido al tronco peneano en la cara posterior del falo y enclave de conjunción de éste con el glande en su punto medio, impide la retracción masiva del prepucio durante el desplazamiento del mismo en pro del descubrimiento del bálano, fundamentalmente en los momentos de erección del pene, se considera piercing frenular no sólo al practicado en este tejido, sino inclusive a toda aquella perforación localizada en la línea del rafe peneano. Igualmente, se considera piercing frenular todo aquel realizado sobre el tronco del pene, siempre que lo perforado no sean los cuerpos cavernosos ni la uretra, sino la piel que lo recubre.


La posibilidad de poder colocar un piercing tipo frenular tanto en el frenillo en sí como en cualquier punto del tronco peneano, permite al varón poder lucir no sólo uno sino varios pendientes bajo este modelo de perforación a la vez. Inclusive, si éstos se colocasen en línea, estaríamos frente a un grupo de piercings que toma el nombre de "escalera", y que en el caso frenular recibiría una nomenclatura particular si éstos son efectuados siguiendo la línea del rafe peneano: Escalera de Jacob o Jacob´s ladder. Si las perforaciones han sido realizadas en la parte frontal del pene, estaríamos ante una "up ladder" o "top ladder".





El piercing frenular no mantiene contacto con el caño urinario, por lo que no predispone a la práctica del sounding como sí ocurre con  otros modelos de perforaciones peneanas. Sin embargo, el hecho de que sea este modelo de piercing genital masculino el segundo más solicitado permite poder disfrutar de variado material donde se puede ver a sus portadores disfrutar de una buena follada de rabo.






- Piercing Dolphin o delfín:


Al contrario que el piercing frenular, que cruza en perpendicular la línea del rafe peneano, el piercing tipo Dolphin o delfín sigue el trazado rafial pero con una característica muy particular: no perfora sólo la piel sino que se inserta dentro del caño urinario, procediéndose a realizar dos orificios, de entrada y salida del piercing, como si del salto de un delfín se tratase. 

Sin lugar a dudas, el piercing delfín es el que mayor contacto con la uretra mantiene. El hecho de portar constantemente una porción de metal dentro del caño urinario lo convierte de manera indirecta, y no tan indirecta, en una manera de sentir un objeto extraño continuamente en el interior del conducto uretral, de la misma manera que se consigue con un penis plug. Estaríamos por tanto ante una especie de sounding perenne. Sin embargo, este tipo de piercing es uno de los menos ejecutados.


- Piercing Foreskin o prepucial:


El piercing Foreskin o prepucial puede darse únicamente en aquellos penes que conservan este pliegue de piel retractil que cubre el glande a modo de protección, extraído durante la circunsión. Como su nombre indica, el piercing prepucial se ejecuta exactamente en este punto de la anatomía peneana, siendo su mejor lucimiento durante el estado de flacidez del falo y, por tanto, caída del prepucio sobre el bálano.



- Piercing Deep Shaft o troncal:


Si el piercing delfín atraviesa el caño urinario, el piercing tipo Deep Shaft o troncal horada literalmente el tronco del pene. Todo piercing que incluyese la perforación del tronco fálico se englobaría dentro de esta terminación, aunque el piercing troncal por excelencia sería aquél cuyos sendos orificios fuesen realizados dentro de esta seccíon del pene, bien desde la parte frontal a la posterior, o en sentido horizontal. La primera opción suele denominarse como "Apadravya troncal", pudiendo ser perforado el caño uretral, mientras que la segunda sería conocida como "Ampallang troncal". En todo caso, estaríamos ante un piercing escasamente solicitado.

- Piercing Lorum:


Mientras que para algunos autores este modelo de piercing sería peneano, otros defienden la idea de considerarlo escrotal. El debate surge por el punto de realización de este tipo de perforación, sobre el rafe y en el enclave de unión del tronco del pene al escroto, convirtiendo al piercing Lorum en un último piercing frenular, para unos, o primero de los escrotales según otros. Su nombre procede, de hecho y al parecer, de la unión de las palabras "low" y "frenum" ("bajo" y "frenillo").



- Piercing Scrotal o escrotal:


Como su nombre indica, estaríamos ante el piercing realizado en el escroto del varón. Mientras que algunos estudiosos no distinguen entre piercing Hafada y piercing tipo Scrotum o escrotal, equiparando ambas denominaciones, otros autores más puntuales separan ambas nomenclaturas, destinando el nombre de Hafada para el piercing ejecutado sobre las líneas de sujección de la bolsa testicular, utilizando la denominación escrotal para el resto de piercings efectuado sobre tal saco de piel, siendo los orificios más solicitados aquéllos efectuados sobre la línea del rafe escrotal. Estos mismos, en caso de multiplicarse y contar estilísticamente con varios pendientes, formarían una escalera escrotal, muchas veces unidas a la frenular en toda una ristra de piercings genitales.




- Piercing Hafada:


No son pocos los manuales en los que se equipara el piercing Hafada con el piercing escrotal, y viceversa, utilizando ambas nomenclaturas sin distinción para hacer referencia a todo tipo de perforación efectuada sobre el saco escrotal. Sin embargo, algunos autores hacen hincapié en la distinción entre un tipo de horadación y otra, fijando el término Hafada para el piercing ejecutado en un punto concreto del saco testicular: los laterales y tejido de sujección del mismo al tronco. Puede darse la posibilidad de ejecutar varias perforaciones en línea, generando una escalera de Hafadas, poco habitual.


- Piercing Transcrotal / Transscrotal:


Si bien el tronco del pene puede ser atravesado de lado a lado, la bolsa testicular puede ser perforada de similar forma, aunque la anatomía escrotal y la existencia de conductos en su interior permite sólo el horadado del frente a la cara posterior del escroto, y no el lateral, como en el caso peneano. El piercing, por tanto, se ejecutaría sobre las dos gónadas masculinas, entre los conductos deferentes que comunican los testículos con el resto del aparato reproductor sito en el interior del tronco y bajo vientre. Al igual que el piercing troncal, es uno de los piercings menos ejecutados.

- Piercing Guiche o perineal (del perineo):


El piercing tipo Guiche o perineal, como el púbico, está considerado como piercing genital por su ubicación cercana a la genitalia, aunque no se realiza propiamente en los genitales en sí. Es, además, un tipo de piercing apto tanto para hombre como para mujeres, al ejecutarse sobre el perineo, existente tanto en la anatomía varonil como en la femenina. Al parecer, dentro del listado de piercings genitales masculinos es el tercer modelo más solicitado, tras el Prince Albert y el frenular.




El piercing Guiche se ejecuta sobre la línea del rafe mostrada en este enclave concreto del cuerpo. Dado que la zona del perineo es amplia, pueden darse varios piercings Guiche consecutivos, mostrando así su portador una "escalera de Guiches" que, al seguir la línea rafial, puede enlazar con los escrotales y frenulares, ejecutados siguiendo igualmente el mismo trazado de esta línea anatómica.


- Piercing púbico:


Aunque se conoce como pubis toda la parte baja del vientre, el piercing Púbico masculino suele realizarse en un enclave concreto del mismo: el punto de unión del pubis al tronco del pene. No toca así en realidad la genitalia, pero como en el caso del piercing Guiche, el piercing púbico se engloba dentro de los piercings genitales tanto masculino como femenino, pudiendo realizarse tanto en hombres como en féminas. No suele realizarse en el caso masculino de forma aislada, sino como complemento a una serie de perforaciones ejecutadas sobre los genitales, lucido por muchos amantes del piercing entre los que no faltan auténticos amantes de las folladas de rabo.




1 comentario:

  1. Estupendo e interesante como siempre ,enhorabuena ,y recuerdo mi wahsspps para intercambio de experiencias compañeros es : + 34 635 652 363

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...