Sounding o el arte de meterse cosas por la polla

Sounding o el arte de meterse cosas por la polla

Sounding foro:

¡Ya estamos en Twitter!

¡Ya estamos en Twitter!

martes, 1 de septiembre de 2015

Lecciones de sounding para principiantes 5: preguntas más frecuentes y advertencias médicas


¡Saludos morbosetes y amantes del sounding! Tras una pequeña pausa tomada como vacaciones relacionadas con el blog, aquí me tenéis de nuevo dispuesto a seguir dando vida a este rincón de la red dedicado a lo que tanto nos gusta: las folladas de polla. Y la vuelta la quiero inaugurar con una entrada que llevaba preparando desde hacía tiempo y cuya publicación estaba pendiente desde bastantes meses atrás, pues forma parte de las conocidas Lecciones de sounding para principiantes, presentadas tres años atrás y cuya anterior entrega, la cuarta y penúltima, vio la luz en marzo del presente año.

Tras conocer los objetos que podéis usar para desvirgaros y gozar con vuestra uretra, hablar de la limpieza, desinfección y lubricación, daros unas nociones sobre la anatomía interior del pene y, sobre todo, enseñaros tanto por escrito como a través de varios vídeos cómo comenzar a follaros el cipote, en esta última lección he creído conveniente centrarme en responder a las preguntas más frecuentes que surgen en relación con el mundo del sounding, así como daros unas advertencias médicas a tener muy en cuenta para poder jugar de manera saludable y conociendo en todo momento los puntos débiles y contrariedades a las que nos podemos enfrentar si decidimos poner en práctica esta técnica masturbatoria.

La serie de preguntas más frecuentes que aparecen a la hora de practicar sounding ha surgido basándome fundamentalmente en todas aquellas cuestiones que los propios seguidores, curiosos y amantes del sounding me habéis remitido a través del correo electrónico del blog, o haciendo uso de los comentarios que en cada entrada podéis dejar escritos. Cualquier pregunta, por sencilla que sea, puede ser de gran ayuda a la hora de conocer y poner en práctica el sounding. Es posible que las mismas dudas que tenéis vosotros las tengan más seguidores, por lo que no infravaloréis cualquier cuestión y, en caso de que no halléis respuesta a través de esta entrada, o en todo el blog, no dudéis en poneros en contacto conmigo para poder solventarla dentro de mis conocimientos y posibilidades.

Preguntas más frecuentes:

- ¿Qué es el sounding y quién puede practicarlo?

El sounding o sondaje está definido como la inserción de objetos dentro de un conducto del cuerpo humano, por diversos motivos, principalmente médicos. Aún así, suele utilizarse habitualmente para un tipo de sondaje concreto, que es el uretral, tanto masculino como femenino, ejercitado mayoritariamente con el fin de vaciar el contenido de la vejiga, o para poder dilatar el conducto uretral (llamado también "dilatación uretral"). El sounding uretral puede denominarse igualmente uretralismo en lengua castellana/español, o urethral play, en inglés, aunque sendas últimas palabras/expresiones apuntarían explícitamente hacia su fin lúdico/sexual. La inserción de objetos dentro de la uretra masculina, como práctica onanista o masturbatoria, puede englobarse dentro del mundo del CBT, o Cock and Ball Torture, ya que, para muchos, la introducción de un objeto dentro del pene sería una tortura que derivaría en placer conseguido no simplemente través del roce del objeto con el interior del conducto urinario, sino más bien por el sometimiento de una parte de los genitales a prácticas sado-masoquistas. Algunos sectores médicos engloban además el uretralismo dentro del amplio mundo de las parafilias, como conducta sexual donde la obtención de placer no se encuentra en la misma cópula.


El uretralismo bajo fin lúdico puede practicarse por hombres y mujeres en sí mismos, superada la pubertad, o por unas personas en otras. En el caso de este blog, hablamos y nos centramos exclusivamente en el sounding masculino (*) llevado a cabo libremente por mayores de edad.

(*) Entiéndase por "sounding masculino" aquél practicado sobre el pene. Desde este blog somos conscientes de la existencia de chicos con vagina y chicas con falo, protagonizando las segundas más de una entrada en este espacio a pesar de ser féminas.


- ¿Genera dolor el hecho de introducir objetos dentro del pene?

Al contrario de lo que pudiera pensarse, el mayor número de terminaciones nerviosas localizadas en el pene se engloban no en el glande o en cualquier punto externo del falo, sino en las paredes de la uretra. Esta característica anatómica responde a la necesidad del cuerpo humano de protegerse frente a la inserción de entes extraños dentro del organismo a través de los diversos conductos que comunican el exterior con el interior del ser, entre los que se encuentra la uretra. Por tal motivo, la uretra cuenta con una sensibilidad extrema que, ante el roce con un objeto extraño, se activa. Esta sensibilidad, diferente en cada persona, suele ser alta, pero no tiene por qué derivar en dolor, sino más bien, y tras domarla y dominarla, en un gran placer. Esta obtención  de placer peneano, y por tanto masturbatoria, se consigue a través de la práctica del sounding. Aún así, siempre habrá varones cuya sensibilidad uretral sea tan alta que no puedan someterla, o que realmente derive en dolor, sin que puedan llegar a ejercer sounding de manera completa o placentera.



- ¿Qué objetos son óptimos para jugar?

Aunque ya hablamos de los objetos recomendados para practicar sounding en la lección primera, no está de más recordarlos y, sobre todo, hacer hincapié en que, a ser posible, es mucho más recomendable el uso de objetos diseñados para tal fin, como son los dilatadores médicos, catéteres, penis plugs y juguetes uretrales. Los objetos caseros, aunque su empleo sea posiblemente más morboso para un gran número de amantes del sounding, no han sido creados para ser introducidos en el interior del pene, por lo que jugar con ellos puede traer posteriores consecuencias, fundamentalmente derivar en una mayor irritación del caño urinario. Aún así, entre los objetos caseros más usados por los amantes del sounding señalaremos los lápices, bolígrafos, pinceles, cables, y en definitiva todo elemento cuyas características lo hagan propio para alojarse dentro del fino y delicado conducto uretral. Todo depende de la imaginación y disposición de cada uno aunque, eso sí, atendiendo siempre a la extrema limpieza, desinfección y lubricación, de las que igualmente ya hablamos en una previa lección.



- ¿Hasta dónde puedo alojar un objeto dentro del pene?

La longitud de la uretra masculina depende del tamaño del pene externo. Sin embargo, su estructura es idéntica en todos los varones y, en base a ella, un objeto podrá ser introducido hasta un punto de la anatomía u otro, dependiendo de la naturaleza del objeto y no de las características del sujeto. La uretra presenta dos curvaturas a lo largo de su extensión. La primera con que nos encontraríamos, si partimos desde el meato uretral, aparece una vez alcanzado el tronco, denominada por tal motivo como curvatura prepúbica, mientras que la segunda, llamada curvatura infrapúbica, se ubica en la zona última del pene interno, bajo el esfínter uretral externo en las proximidades de la próstata. La primera de estas curvas desaparece en estado de erección, mientras que la segunda se mantiene sin variaciones en todo momento. Estas curvas no cierran el paso de un objeto a través del conducto uretral, pero el hecho de que el trazado de la segunda curvatura, o curvatura infrapúbica, no se modifique en estado de erección, impide o dificulta la continuidad de inserción de un objeto rígido alcanzado este punto anatómico. Un objeto blando, por el contrario, se amoldaría a la anatomía peneana y uretral, pudiendo así prolongar la metida hasta lograr alojar el objeto dentro de la propia vejiga.




- ¿Hasta de qué grosor pueden ser los objetos que nos podemos introducir en el pene?

La dilatación natural del conducto urinario es, como la longitud del pene externo o el grado de sensibilidad de la uretra, una cuestión que depende de la genética de cada individuo. Sin embargo, la misma puede ampliarse en varios grados sometida a una continua dilatación uretral, ejercida a través del propio sounding o, más profesionalmente, uso de un juego de dilatadores uretrales cuyo diámetro varíe y que, de menos a mayor tamaño, procuraremos ir introduciendo en la uretra a lo largo de una concreta lista de sesiones. La dilatación afecta en la mayoría de los casos a la apertura uretral o meato que, por otro lado, también podría ser dilatado haciendo uso de dilatadores meatales. 




 
A pesar de poder ejecutar esta práctica en varios niveles, la continuación de la misma dependerá a su vez de la elasticidad natural del caño urinario, factor genético que, si bien intentaríamos controlar a lo largo de la sesión de dilatación uretral, habría que tener siempre en cuenta para conocer los límites de cada pene y no provocar, intentando superar los mismos, sangrado o daños irreversibles en los tejidos fálicos.



- ¿Debe estar el pene erecto para poder practicar sounding con él?

Practicar sounding en estado de erección es lo habitual. Esto se debe, sin embargo, a que la idea de inserción de un objeto dentro del falo producirá estimulación sexual en el individuo inclusive antes de ejecutar la práctica,  así como la llegada de la propia erección de forma casi inevitable si no se había producido previamente, una vez inserto el objeto dentro del caño urinario. La desaparición de la curvatura infrapúbica durante la erección peneana facilita a su vez continuar con la inserción de objetos rígidos una vez alcanzado la región de pene interno. Sin embargo, practicar sounding en estado de flacidez es completamente posible. Contaríamos con la ventaja de poder llegar a la zona peneana interna recorriendo la porción de uretra que atraviesa el pene externo en una inferior longitud que en estado de erección.  





- ¿Afectaría disponer de curvatura pronunciada en el tronco peneano a la hora de practicar sounding?

La incurvación de pene, conocida en los casos extremos como enfermedad de La Peyronie, se dictamina en aquellos casos en que el pene externo del varón presenta un curvado en estado de erección de mayor o menor grado en su tronco, lejano a la corriente rectitud mostrada por un pene erecto común. Esta característica anatómica, sólo tratada médicamente en casos singulares que impidan poder llevar a cabo prácticas sexuales satisfactorias por el individuo en cuestión, afecta por el contrario a la hora de poder sondar el falo, condicionando el tipo de objeto que usaríamos para poder jugar con la uretra. Una curvatura pronunciada en el tronco peneano imposibilitaría al hombre que la padezca poder insertar en su caño urinario un objeto excesicamente rígido. Por el contrario, la metida de un objeto semirrígido o blando sería no sólo válida, sino inclusive muy satisfactoria. Los juguetes de silicona, entre otros, serían los más recomendados para poder practicar sounding bajo las directrices anatómicas descritas en este caso. Un dilatador curvado sería, a su vez, un elemento rígido que podría usarse para casos de curvatura no muy marcadas.





- ¿Sería posible introducir por error un objeto a través de alguno de los otros conductos que desembocan en la uretra?

Hay varios conductos que, en la zona uretral ubicada dentro del tronco, o uretra pelviana, desembocan en el propio caño urinario. Encontraríamos, por ejemplo, la conexión con las Glándulas de Cowper, con los conductos eyaculatorios, o con los conductillos prostáticos. Sin embargo, el grosor de estos tubos y desembocaduras es de un calibre tan ínfimo y menudo que introducir un objeto externo a través de ellos, sin necesidad de cirugía especializada, es prácticamente imposible. El juguete que vayáis a insertar a través de la uretra sólo atravesará la misma, sobrepasando toda otra desembocadura sin poder desviarse hacia ella, logrando alojarse en la vejiga en caso de hacer uso de un útil tan extenso que logre atravesar todo el tubo uretral y llegar al órgano urinario.




- ¿Es posible masturbarse mientras introduces un objeto en la uretra, o inclusive con el juguete una vez dentro de la misma?

Practicar sounding no tiene por qué limitarse sólo a introducir un objeto dentro del pene. Si bien ya la inserción en sí provocará placer y, por tanto, sería considerada una técncia masturbatoria que puede desembocar de por sí en la eyaculación, podemos enriquecer el juego y sumarle a la propia metida una masturbación manual externa del falo, o lo que es lo mismo, pajearnos mientras nos metemos algo por la polla, o incluso hacerlo manteniendo el objeto ya inserto dentro de la uretra. No sólo es posible, sino también extremadamente placentero al conjugar la estimulación externa con la interna, en una masturbación realmente completa.



- ¿Es posible eyacular mientras un objeto se mantiene metido dentro de la uretra?

Aunque muchos de los hombres que practican sounding prefieren sacarse el objeto de la uretra antes de eyacular, es completamente posible mantenerlo metido mientras la eyaculación se produce, sin que esto afecte a la misma. De hecho, la carga de semen en su expulsión empujará el objeto hacia el exterior, disparándose a la par ambos elementos. Si forzamos la permanencia del útil manualmente para que no salga éste mientras la expulsión de semen se está produciendo, el fluido igualmente brotará entre objeto y paredes uretrales, aunque es este último caso la potencia de la salida se verá bastante frenada.





- Después de practicar sounding me arde la uretra al orinar: ¿es normal?

Rotundamente . Que la uretra te escueza, arda y/o moleste durante la micción en las siguientes horas tras haber practicado sounding es algo que le ha ocurrido a una grandísima mayoría de los que lo han probado alguna vez. Esta secuela que puede aparecer tras nuestra jugada suele darse principalmente tras las primeras sesiones, cuando empezamos a practicar sounding por primera vez. La uretra, que no está acostumbrada al roce de sus paredes con objetos rígidos, ni tampoco a la dilatación de su caño, se ve resentida por el frote y el estiramiento de sus tejidos. Según se vaya cogiendo práctica, los tejidos uretrales lograrán dilatarse y acostumbrarse de tal manera que, en sucesivas sondadas, el caño se aclopará a la introducción del objeto. Usar un lubricante facilitaría no sólo la inserción del útil, sino que suavizaría el frote del elemento con las paredes uretrales, previniendo el posterior escozor. De igual manera, utilizar un juguete diseñado para la inserción en el pene, tales como los dilatadores o juguetes uretrales, no suele generar escozor o no en el mismo nivel que si usamos un  objeto casero. Aún así, el escozor puede volver a aparecer si, una vez dilatada la uretra y acoplada la misma a un tipo de juguete y a un grosor concreto, se intenta introducir un elemento más grueso o varios elementos a la vez. Las zonas más afectadas y donde mayor escozor se suele generar son la fosa navicular (tras la entrada externa de la uretra), y la zona bulbar (porción de la uretra ubicada entre el pene externo y la curvatura infrapúbica). La fosa navicular, al ser la primera zona por la que accederá el objeto a la uretra, es por tal motivo la que más roce sufre. La zona bulbar, por otro lado, se presenta como la última porción de uretra que, en jugadas corrientes, atravesaría un objeto rígido, al no poder ascender por la curvatura infrapúbica, dando así en las paredes uretrales de este enclave anatómico que, por tal motivo, queda resentido.




Una fórmula para ayudar a frenar el ardor y acelerar su remisión se basaría simplemente en multiplicar el número de micciones diarias. Para ello, se recomienda aumentar notablemente la cantidad de líquidos tomados (beber mucha agua poco después de practicar sounding), para que así una mayor cantidad de orina atraviese la uretra en un mayor número de ocasiones, permitiendo hidratar el conducto y suavizar notablemente el escozor que presenta el mismo, desapareciendo probablemente en las siguientes 24 horas.



- A la hora de eyacular tras practicar sounding, he percibido restos de sangre en el semen: ¿es normal?

En ocasiones se pone tanto estusiasmo a la hora de practicar sounding que, deseando meternos algo por el pene henchidos de tanto morbo podemos hacerlo sin poner demasiado cuidado y sin tener en cuenta la fragilidad del conducto urinario y los límites naturales y/o genéticos que nuestra propia anatomía presenta. De esta manera, al introducir objetos no recomendados o bien demasiado gruesos para nuestra dilatación uretral,  o tal vez al insertar un útil apropiado pero con demasiada pasión, se pueden producir pequeñas laceraciones o diminutas heridas en las paredes uretrales cuyo sangrado puede aparecer durante la propia jugada o, más habitualmente, mezclado con el semen al finalizar la masturbación. No es algo extraño, pero tampoco debería ser habitual. Seguramente, aparte de pequeños restos entremezclados en la primera eyaculación surgida tras la sondada, no vuelva a aparecer sangre de nuevo. Es recomendable en todo caso aumentar la ingestión líquida para, multiplicando el número de micciones, lograr limpiar el conducto, hidratarlo y ayudar al cierre de las erosiones. Pero sobre todo hay que hacer lo posible para que no se produzcan nuevamente, por lo que, además de intentar no practicar sounding en los días siguientes, al volver a hacerlo aumentar el cuidado y seguir las recomendaciones ya dadas. Un continuo sangrado indicaría que las laceraciones continúan, pudiendo derivar éstas en dos complicaciones médicas. Por un lado, con una herida interna se multiplicarían las opciones de coger infección urinaria. Por otra parte, una herida de relativa importancia o ciertas dimensiones podría generar, tras cicatrizar, en una estenosis uretral, afectando a las funciones urinarias.




Advertencias médicas:




Practicar sounding no está exento de riesgos. Esta técnica que tanto morbo y placer nos puede generar, puede derivar igualmente en complicaciones médicas si no se hace con cuidado y se mantienen unas pautas fundamentales de higiene, limpieza, lubricación y, sobre todo, sensatez. Como hemos indicado en reiteradas ocasiones, la limpieza y desinfección del objeto que vayamos a introducir dentro del pene es primordial. Lubricar el útil facilita la inserción y previene posteriores contratiempos, especialmente si usamos un lubricante antibacteriano. De esta manera, practicar sounding no debería tener consecuencias indeseables, pero hay que tener siempre en cuenta que el riesgo, a pesar de poner todo nuestro empeño y cuidado, siempre existe

Entre las consecuencias médicas con que podríamos tener que enfrentarnos tras insertar un objeto en nuestro falo encontramos principalmente la infección urinaria o de orina, también llamada infección del tracto urinario o cistitis. Como su nombre indica, este tipo de infección puede afectar a cualquier tramo u órgano parte del sistema urinario/excretor, desde los riñones a la uretra, pasando por la vejiga, siendo lo más habitual la infección dada en el tracto inferior (uretra y vejiga). Su origen se debe a la introducción de una bacteria dentro del organismo, básicamente a través de la uretra (en este caso, y practicando sounding, posiblemente adherida al objeto con que hayamos jugado). La orina suele expulsar cualquier patógeno que haya logrado colarse dentro del cuerpo, pero en caso de lograr permanecer en el interior, se produciría la infección. 



Los síntomas más habituales que presenta la cistitis en los hombres suelen aparecer a partir de las 48 horas de haberse producido la infección. Entre ellos encontraríamos un considerable aumento de las ganas de orinar, ardor a la hora de miccionar o dificultades para poder hacerlo, dolor abdominal o lumbar, fiebre, enrojecimiento de los labios del meato e, inclusive, segregación de flujos lechosos que aparecerán en la punta del pene o entremezclado grumosamente con la orina.

Acudir al doctor, bien sea al médico de cabecera o al servicio de urgencias, es necesario. La infección de orina deberá ser tratada con antibióticos, cuya ingesta y horario de tomas debe ser indicado y controlado por un especialista. El doctor, además, valorará el nivel de infección y tendrá por oportuno hacernos análisis o radiografías que permitan saber o desechar si algún órgano se encuentra considerablemente afectado. También se controlará, tras finalizar el tratamiento, si la infección ha remitido por completo. No debe preocuparnos el pensar que el profesional nos interrogará acerca del posible origen del brote infeccioso. Por el contrario, sus intenciones no alcanzan a saber el motivo de la infección, que puede ser múltiple, sino saber cómo combatirla y lograr finiquitarla.




Otra consecuencia médica con la que podríamos enfrentarnos causada por una sesión de sounding, o más bien por una serie continuada de ellas, que apareciera no inmediatamente sino a largo plazo, sería la estenosis uretral. Esta disfunción haría referencia a una estrechez causada en cualquiera de los tramos de la uretra previa a la curvatura infrapúbica, pudiendo darse así tanto en la denominada uretra peneana (porción de uretra que atraviesa el pene externo), como ya dentro del tronco en la uretra bulbar (tramo de uretra localizado en la zona bulbar del pene interno, bajo la próstata). La aparición de estenosis no es habitual, pudiendo ser consecuencia de diversos motivos, encontrando entre ellos, y en relación con el sounding, una laceración en las paredes uretrales que conllevase tal cicatrización que ésta alcanzase a estrechar el conducto urinario, provocando a raíz de tal compresión en el caño diversos problemas a la hora de orinar.



Una práctica inadecuada de sounding que conllevase raspado, lesiones o traumatismo en el interior de la uretra, podría derivar en una posterior estenosis uretral. Aunque tal arañazo pudiera aparecer en cualquier tramo de la uretra anterior a la curvatura infrapúbica, sería la uretra bulbar la más propensa a padecer sobre ella estenosis uretral bulbar, ya que es este tramo el que, a la hora de introducir un objeto rígido, parase la metida del útil ante la presencia de la curvatura infrapúbica, siendo las paredes uretrales de este tramo las que recibieran el impacto del objeto contra ellas, pudiendo ser desafortunadamente raspadas.




Si la estenosis no es muy grave, una serie de dilataciones uretrales prescritas y controladas por el doctor podrían terminar con el estrechamiento provocado por la cicatrización en el interior de la uretra. Sin embargo, si la estenosis es seria, sólo quedaría la intervención quirúrgica médica.

También la intervención quirúrgica podría ser necesaria y urgente si, muy desafortunadamente, un objeto quedase inserto completamente dentro de nuestra uretra o, en caso de haber alcanzado la vejiga, haberse quedado anudado en su interior no posibilitando la extracción manual del mismo. Si el objeto es de escaso grosor y longitud, se podría facilitar su salida natural tomando de golpe una cantidad ingente de líquido que generase una micción muy abundante y potente que empujase el elemento hacia el exterior. Si por el contrario el elemento es grueso y no ha superado la zona bulbar, podría intentarse su empuje  hacia el meato palpando su extremo inicial desde la zona baja del pene o bulbo peneano, localizada bajo nuestro tronco, entre escroto y perineo.




Desafortunadamente si el objeto se ha quedado enclavado en la uretra peneana sin que seamos capaces de empujarlo tras palparlo, o ha superado la zona bulbar, acudir al doctor o más aconsejablemente al servicio médico de urgencias se hace necesario e inminente. No es habitual, pero tampoco extraño para los profesionales, atender a hombres que aparecen en el hospital con objetos alojados dentro del pene o, inclusive, dentro de la vejiga. De algunos casos inclusive se ha hecho eco la prensa de ellos.



Si bien la situación resultaría sumamente embarazosa para la mayoría, no hay mejor solución que la prevención, no sólo por no tener que pasar por el mal trago, sino principalmente por guardar nuestra propia salud y bienestar. Para ello, lo mejor es no hacer uso de objetos no recomendados, como aquellos que se puedan romper o fracturar, que puedan disponer de elementos que se puedan desprender y quedarse dentro de la uretra, que se puedan clavar o que puedan anudarse si son alojados en la vejiga. En definitiva, jugar sensatamente y con útiles que nos proporcionen el máximo placer con el mínimo riesgo posible, disfrutando de una buena sondada que es lo que, al fin y al cabo, cuenta.

¡Disfrutad del sounding!

5 comentarios:

  1. oi amigo! seja nosso parceiro!
    nosso link: http://pinc-poztz4.blogspot.com
    muito obrigado! abraços!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi lo que me encanta ea atarme la polla con un cordón, así esta maa erecta a la hora se hacer sounding, meterme una pajita por el agujero de la polla y a través de la página hasta una profundidad aceptable e introducir crema nivea ( mi lubricante ) la sensación de la crema fresca transcurrir hacia el interior de tu pene.. y a sondar con un cable de auricular, una pregunta, como se cuando el cable llega hasta la vejiga ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vas a tener una sensacion fuerte de orinar !!!

      Eliminar
  3. Diooos!!! Lo acabo de probar por primera vez y me ha ENCANTADO!!! Vaya experiencia, sin duda voy a repetir muchas veces mas!!!

    ResponderEliminar
  4. Despues del spunding sangre un poco y luego me salió un poco de orina de forma violenta... Que ha pasado?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...